Su topónimo proviene del sustantivo latino “Villa” en unión con el antropónimo árabe “Adda”, seria pues el lugar de la pequeña quinta de Adda. Fue lugar repoblado en el año 907 por el rey Alfonso III, dando éste la iglesia de San Fructuoso al monasterio leonés de San Facundo de Sahagún. 50 años más tarde sería refundado el pueblo por algunos mozárabes, de ahí el antropónimo Adda, con la iglesia de Santa Maria de la Era.

Antiguo Ayuntamiento

Acoge Villada en su término municipal las localidades de Villemar, Villelga y Pozuelos del Rey y en su zona hubo otros varios pueblos ya despoblados hoy día.

Goza de buena plaza donde se dispuso, por privilegio real, de mercado semanal, siendo villa mercantil desde muy antiguo. Dispuso asimismo de varias fábricas de harina, tejera, fundiciones e industria textil.

Plaza Mayor noche

Cuenta Villada con dos iglesias: la parroquia de Santa María de la Asunción, y la de San Fructuoso y de dos ermitas: la de Cristo de la Hera y la de la Virgen del Río.

La parroquial de la Asunción es obra del siglo XVIII e inicios del XIX, consta de tres naves, con bóveda de arista, pórtico pagado por Carlos Casado del Alisal en 1889.

En su nave del Evangelio, una buena escultura de San José y el niño próxima a Gregorio Fernández. En el presbiterio destaca una escultura de la Piedad del siglo XVI. En la nave de la Epístola, un buen busto relicario de San Lorenzo de primeros del siglo XVII y tres retablos.

La iglesia de San Fructuoso, monumento histórico-artístico desde mayo de 1983, obra del siglo XVII, tres naves, en nave central bóveda de arista y en laterales, de cañón con lunetas. En la nave del Evangelio, buena escultura gótica de Cristo del siglo XIII y otro de San Juan Bautista de Tomás Sierra.

La ermita de Cristo de la Hera, obra del siglo XVI, con retablo barroco del XVIII y Crucifijo del XVI, más otro retablo barroco con esculturas. La ermita de la Virgen del Río es del siglo XVII, retablo barroco del XVIII, con escultura de Virgen con el niño del XVI y pinturas de la Inmaculada.

En 1831 nació en Villada el gran pintor de temas históricos José Casado del Alisas, y su hermano Carlos, indiano en Argentina y fundador del Banco de Santa Fe. Del pueblo era también Lorenzo Moratinos, Vizconde de Villandrando y el periodista Eduardo de Guzmán. En Villada nació Tomás Salvador en 1921, escritor, editor y vendedor; fundó en 1958 el Premio de la Crítica, ganó el Planeta de Novela en 1961, el Nacional de literatura, etc.